Llamada comúnmente “vista cansada”, la presbicia es una alteración de la visión debida a los cambios del poder de acomodación del ojo humano producidos por la edad. Afecta principalmente a la visión cercana y sus síntomas empiezan a aparecer a partir de los 40 años, progresando hasta los 60 aproximadamente. La mejor solución suelen ser las lentes progresivas.